Tienda Cofrade

Información

Reciba nuestro Boletín


Privacidad y Seguridad

Privacidad

Los datos personales de nuestros clientes serán tratados conforme a la Ley 15/1999, del 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter (LOPD).

Este Reglamento se aplica tanto en caso que usted acceda a nuestro sitio web y decida simplemente navegar por sus contenidos y utilizar sus servicios, sin llegar a adquirir ningún producto, como si, usted accede a Mundocofrade.com y decide navegar por sus contenidos utilizando los servicios que ofrece y adquiriendo uno o varios productos.

En virtud de lo dispuesto en la LOPD, le informamos que mediante el llenado de nuestro formulario sus datos personales quedarán incorporados y serán tratados en los ficheros de titularidad de Mundo Cofrade, con el fin de permitir la ejecución de los servicios solicitados y/o enviar material informativo, (así como para mantenerle informado, incluso por medios electrónicos, sobre cuestiones relacionadas a la actividad de la Compañía y sus servicios). Los datos serán transferidos a servidores seguros alojados en territorio europeo.

Usted puede ejercer, en cualquier momento, los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal mediante correo electrónico dirigido a 

clientes@mundocofrade.com o bien mediante un escrito dirigido a:

Mundo Cofrade
Jesús del Gran Poder, 5. 41002 Sevilla

acompañando siempre una fotocopia de su D.N.I.

En ningún caso, y por ningún motivo, se comunicarán o divulgarán sus datos a terceras partes que no sean parte del proceso de compra y entrega.

Las cookies que puedan enviarse, no se utilizarán en ningún caso para elaborar perfiles del usuario, sino únicamente para facilitar el uso del sitio y la gestión de los pedidos.

 

Seguridad

Si tenéis algunas preguntas o dudas sobre nuestra política de seguridad y privacidad o respecto a las practicas realizada en nuestro sitio podéis contactarnos a la siguiente dirección de correo: clientes@mundocofrade.com

 

Nuestros datos:

Mundo Cofrade

Magdalena Mill Artega
CIF: 27853320K

Jesús del Gran Poder, 5
41002 Sevilla

Teléfono: 954 37 18 22
Fax: 954 90 43 81

clientes@mundocofrade.com

www.mundocofrade.com

Acólito

Acólito.

Imagen de acólito con vestido clásico en blanco y negro. Lleva incenciario.

Tamaño:11.5 x 27 cm

Más detalles


76,91 € IVA incluído

1 artículo disponible

Acólito.

Imagen de acólito con vestido clásico en blanco y negro. Lleva incenciario.

Tamaño:11.7 x 27 cm

 

El acólito (del griego ἀκόλουθος akolouthos, «el que sigue» o «el que acompaña») es un ministerio de la Iglesia, cuyo oficio es ayudar al diácono cuidando del servicio en el altar y ayudando al sacerdote durante las celebraciones litúrgicas.

 

Historia

Desde los primeros siglos de la Iglesia se acostumbró a dar el nombre de acólitos a aquellos jóvenes que aspirando al ministerio eclesiástico se dedicaban a acompañar y seguir a los obispos, tanto para servirles en clase, como para llevar y traer las cartas o epístolas que recíprocamente se escribían. También recogían antiguamente las ofrendas de los fieles que se bendecían durante la misa y acabada ésta se entregaban a los diáconos y presbíteros para su distribución.

Funciones

En la Semana Santa, los acólitos suelen ir delante de las imágenes, de los "Pasos" o "Tronos", llevan los ciriales ( cuatro o seis ciriales) y se ocupan de los incienciarios, que perfuman el ambiente procesional.

El ministerio del acólito es reconocido por la colación o institución por parte del obispo, aunque este ministerio en la práctica se realiza normalmente por acólitos "extraoficiales", es decir, no instituidos. Normalmente se instituye como acólito a los candidatos a las sagradas órdenes del diaconado y del presbiterado, aunque el ministerio puede ser ejercido por laicos (la condición de clérigo se recibe con la ordenación de diácono. Según el código de derecho sólo podrán ser instituidos diáconos "varones laicos" aunque el ejercicio de ese ministerio no les da derecho a remuneración por parte de la Iglesia católica. Sus principales funciones concretas son:

  • Distribuir la comunión cuando faltan los ministros por algún motivo o cuando el número de los comulgantes es demasiado elevado.
  • También en circunstancias especiales puede exponer y reservar el Santísimo Sacramento pero no dar la bendición eucarística.
  • Instruye a monaguillos y otras personas que ayudan en el servicio del altar.

De acuerdo con el Código de Derecho canónico, los candidatos al sacerdocio deben ser instituidos acólitos con, al menos seis meses de antelación a la ordenación diaconal.

 

 Monaguillos

Aunque el término acólito se usa también para referirse a quienes ayudan en el altar sin haber sido instituidos, las expresiones "monaguillo" o "servidor del altar" son más precisas, para evitar confusiones. Es habitual que el ministerio del altar sea ejercido por niños, llamados en este caso monaguillos, con la única diferencia de que éstos no pueden dar la comunión, por su edad. El hecho de que sea lo habitual no significa que sea un ministerio para niños, sino que puede ejercerlo sin institución cualquier cristiano que ha recibido la primera comunión. La institución del ministerio es sólo para varones que completaran la iniciación católica.

La palabra monaguillo proviene de monjes pequeños, en Italia son conocidos como chierichetti o pequeños clérigos, en catalán escolans y en Alemania ministrantes. Se prefiere la palabra acólito, reservando el vocablo "monaguillo" para los ministros extraordinarios o de hecho, es decir que no han sido nombrados solemnemente y no pertenecen a un "colegio" de acólitos o que ejercen estas funciones de forma esporádica.

Los monaguillos son “acólitos de hecho”, que sin haber sido instituidos en el ministerio de acólitos, lo ejercen más o menos establemente en las celebraciones comunitarias.

Las funciones que estos monaguillos pueden desempeñar son:

  1. Atender al servicio del altar.
  2. Ayudar al obispo, al sacerdote y al diácono.
  3. Prestar su servicio en las diversas procesiones, por ejemplo con la cruz, los cirios, el incienso o el Misal.

Atender en el ofertorio a la recogida de los dones.

No hay comentarios de clientes por ahora.

Solamente los usuarios registrados pueden introducir comentarios.